Acceso a la experiencia. Lo que no cuentan los manuales para investigar

Una de las cuestiones que primero aprendí para organizar qué investigar específicamente fue el volver a conectar con mi experiencia. Lo había hecho muchas veces antes, me refiero a eso de investigar sobre mi propia experiencia, pero como dije anteriormente, lo tenía desconectado de la investigación “formal” o lo que hasta entonces yo entendía por investigación (pura erudición). Describiré parte del proceso, por si puede interesar a otros “jóvenes investigadores”.

Desde luego muchas y muy diferentes experiencias han influido en mi interés y curiosidad para saber más sobre cómo nos desarrollamos y aprendemos en la edad adulta, y sobre cómo adquirimos mayor conciencia de este proceso madurativo. Pero si  tuviera que destacar alguna de ellas, probablemente incluiría dos. La primera estaría relacionada con mi experiencia vital, la segunda con mi experiencia profesional y la oportunidad de entrar en contacto con nuevas metodologías e investigaciones sobre el propio proceso de investigar y allendear.

Como ejemplo del primero y como parte de mi propio proceso de aprendizaje y creación de significado destacaría una pregunta que supuso para mí un cambio en mi percepción de las cosas. La  progresiva toma de conciencia de las diferentes ideologías y formas de entender la realidad de los individuos en diferentes culturas, contextos y situaciones sociales, fue llevando mi atención hacia cierto tipo de preguntas. Esa primera toma de conciencia de las diferentes “realidades” construidas por los individuos, así como de sus acciones y posibles respuestas no siempre útiles, apropiadas o efectivas me planteaban una cuestión más bien filosófica, antes que social o política. La pregunta era aparentemente sencilla: ¿Qué pasaría si cambiáramos a los “oponentes” de escenario? ¿Tendrían las mismas percepciones? ¿Defenderían esas mismas posiciones? ¿Conducirían a otros hacia esas mismas direcciones? Y en caso de que fuera el contexto social, cultural y político la principal explicación de sus ideologías y creencias, la cuestión más importante para mí: ¿Dónde quedaba la libertad del individuo? ¿Dónde su posibilidad  para elegir su propio destino, más allá de las ideologías, de los valores dominantes? Estas primeras cuestiones se han ido transformando en preguntas algo más concretas referidas a contextos laborales, educativos, personales. Y mi interés se ha ido desplazando de lo social a lo familiar, de lo político a lo empresarial y de las ideologías a las epistemologías de cada individuo.

 Esta cuestión, la posibilidad de poner en tela de juicio creencias, de pensar reflexivamente, de tomar conciencia, no solo de los valores de una sociedad, sino de los valores y significados propios, elaborados y construidos a lo largo de nuestra experiencia, es sin duda una de las principales razones con las que conecto. El propósito ya no es “transformar el mundo”, aunque sí tener acceso a más conocimiento sobre nuestra particular manera de construir significado, de ver el mundo y a nosotros mismos (con posibilidad de cambiarlo). Conocer y tener más acceso a ese conocimiento de nuestro propio conocer es parte de esa curiosidad.

 En cuanto a la segunda experiencia, he comentado en varias ocasiones algunos de los cambios que han tenido lugar al entrar en contacto con una nueva manera de entender la investigación y el propio proceso de conocer a cerca del mundo. Aunque podría ver una suma de diferentes hechos, situaciones profesionales, experiencias vitales y más, mis inquietudes convergieron cuando, a partir de noviembre de 2008, tuve acceso a la metodología DBM ® creada por John McWhirter a través de una formación completa en PNL remodelada (1).  El seguimiento de los diferentes programas y la aplicación de algunos de sus modelos en mis intervenciones han hecho posible otras muchas decisiones hasta llegar aquí y esta metodología me proporciona el marco teórico y práctico necesario para plantear la investigación.

 Desde luego, ninguna de las experiencias descritas son hechos aislados o causales, sino que forman parte de un proceso de aprendizaje vital, que ha tenido y tiene para mí un particular significado. Y como proceso (el contenido será diferente para cada uno) es común al de cualquier otro ser humano que aprende y que puede aprender a aprender a través de un conocimiento más preciso sobre sí mismo y sobre el significado de su experiencia.

 Os iré comentando,

Un saludo,

Pilar

(1) Practitioner en PNL Remodelada: “Las estructuras básicas del modelado subjetivo y de la comunicación e intervención sistémicas”.

Master Practitioner en PNL Remodelada : “Los procesos del modelado subjetivo y la comunicación e intervención sistémicas”.

Certificación en Terapia y Consultoría con Modelado DBM: “Aplicaciones profesionales del modelado en la intervención con clientes individuales y corporativos”

3 pensamientos en “Acceso a la experiencia. Lo que no cuentan los manuales para investigar

Los comentarios están cerrados.