Tercera etapa: sustitución de la Autoridad. La autoridad es ahora el Proceso.

De un viaje comenzó en el post: El viaje arquetípico del héroe-trabajador para construir su carrera.

…………………………………

 

Lo que caracteriza esta etapa es la sustitución de la lealtad en la Autoridad absoluta hacia otro tipo de lealtades representadas por la idea o ideales de que existe una carrera adecuada para mí. Hemos dejado de creer en un destino marcado por la tradición familiar, la expectativa social y los estándares asimilados. Pero aún creemos en otro tipo de autoridad. La autoridad es ahora el proceso. Un proceso de búsqueda para llegar a descubrir mi verdad. Con un diagnóstico adecuado, una correcta planificación y un asesoramiento experto, podré descubrir la verdad acerca de mí mismo y mi carrera.

Una de las principales críticas del postmodernismo a las tradicionales corrientes de la psicología, la sociología y la educación, es el dualismo entre los que proclaman una  visión  excesivamente idealista acerca de la autonomía e independencia del individuo para llegar a ser quien es, y los  excesivamente deterministas acerca del poder de las estructuras sociales sobre el individuo y la construcción de su identidad. Salir de ese dualismo, desde la crítica postmoderna implica tratar con ambos.

Vivir formando parte de nuestra cultura sin renunciar a nuestra propia creación es tarea de héroes y conviene estar preparado para un largo viaje. Salir de este dualismo en términos arquetípicos podría significar que transitamos entre dos mundos, que aún estamos superando las diferentes pruebas en el mundo subterráneo, con todos los peligros que ello conlleva. Nuestro héroe / heroína sigue errante, la nueva identidad vocacional está en progreso, y nosotros en camino de llegar a ser algo distinto de lo que éramos.

La construcción de una identidad sólidamente construida bajo los designios de la Autoridad puede dar paso a una identidad vocacional en constante proceso de construcción. Eso no significa que nada de lo anterior tenga valor. Es muy importante en esta etapa no olvidar todo lo que hemos construido en etapas anteriores, nuestras habilidades y talentos naturales y aprendidos. Toda nuestra experiencia anterior será a partir de ahora mucho más valiosa, si cabe, no porque nada de lo anterior haya cambiado, sino porque cambiará nuestra manera de crear significado.

Por tanto, esta etapa no tiene por qué ser pobre o improductiva. Puede ser muy rica y creativa, pues estamos gestando en nuestro interior, siendo conscientes de que algo está en camino. Podemos sentir que vagamos sin rumbo pero al mismo tiempo experimentar la excitante sensación crear una nueva vía de paso. Podemos descubrir nuevas oportunidades para mantenernos, asociarnos, formarnos, emplearnos, crear y co-crear con otros para seguir aprendiendo y fortaleciendo nuestras capacidades. Estamos explorando acerca  de nosotros mismos, nuestras tendencias, impulsos, valores  y capacidades que nos gustan o nos desagradan, aprendiendo a aceptarlas y a integrarlas como parte de lo que hay.

Podemos vivir esta etapa como un proceso de descubrimiento. El descubrimiento a partir de la propia experiencia es muy diferente del patrón de búsqueda de algún ideal o idea de verdad.

La diferencia entre estos dos tipos de vagabundeo, pasa a veces desapercibida para uno mismo y para la troupe de consejeros de la ayuda y el uso de algún tipo de tecnología (tecnología del sefl)[1] para revelar la “verdad acerca de uno mismo y poder ser guiado a modo de confesión que en último término “desempodera”.  Algunos autores críticos con las nuevas demandas del aprendizaje y la educación actuales,  ven en este tipo de prácticas, un aspecto central de las sociedades modernas, donde ya no se precisa de una autoridad impuesta desde fuera, pero se dispone de una autodisciplina del sujeto desde dentro. (Tennant 2009)[2]. La “confesión guiada” o régimen confesional de búsqueda de la verdad puede aletargar y seducir como cantos de sirena, en la etapa en que más necesitamos aprender a ser viajeros emancipados,  en constante interpretación y reinterpretación de nuestra experiencia, continuamente abiertos a nuevas comprensiones acerca de nosotros mismos y nuestra cultura.

Emerson decía que no hay sociedad que no conspire contra la condición humana de cada uno de sus miembros[3] siendo a la vez muy consciente de la grandeza de vivir libremente en sociedad. “Es fácil vivir en el mundo siguiendo los dictados del mundo; es fácil vivir en soledad según nuestros propios dictados; pero el gran hombre/mujer es aquella que, en medio de la multitud, mantiene con impecable dulzura la independencia de la soledad.”

Esta transición puede acontecer en cualquier momento de nuestra vida y todo lo expuesto puede hacer difícil, temeroso y excitante el viaje. Recuerda que estamos en el arquetipo del errante, del vagabundo, en los confines del Averno con los riesgos que ello conlleva.

………………………………………….

Antes de abordar la próxima etapa me gustaría hacer alguna distinción entre construir la carrera y tener un empleo. Este es un viaje para construir la carrera, (no para encontrar un empleo) y me gustaría que el  significado de “carrera” fuera emergiendo en cada etapa del viaje.

Se puede no tener un empleo y estar construyendo la propia carrera. Hay personas que tienen un empleo y olvidan su carrera. Algunos retoman su carrera porque han perdido el empleo. Algunas personas no tienen empleo, y no están en el proceso de construir una carrera. Los empleos los podemos tener ahora, estar buscando o querer cambiarlos, pero ello no significará que estés construyendo una carrera. Por otra parte puedes emplearte y tener numerosos empleos, incluidos aquellos que pagan tus facturas y supervivencia, pero puedes estar (o no) construyendo tu carrera.

Antes de terminar mi licenciatura, mi prioridad era tener un empleo. Hice algunos trabajos escribiendo en alguna revista y dibujando. Quería independizarme y vivir mi propia vida. Había estudiado durante 5 años, pero no sabía hacer cosas prácticas. Así que hice un curso de informática de 600 horas y enseguida me coloqué como operadora en una contrata de de un operador de telefonía. Cuando le comenté a mi profesor-mentor de la Universidad, me advirtió del riesgo. – Ten un poco de paciencia, me dijo, encontrarás algo que sea adecuado para ti-. Sin embargo lo adecuado para mí en aquel momento era un sueldo al mes que pagara mi independencia. Aunque no olvidé la advertencia. Así que todos los días recordaba lo que quería hacer para no despistarme demasiado. Tardé dos años y medio en cambiar el rumbo de mi carrera. Pero este periodo de “alquiler” sin compra me sirvió de mucho, adquirí una estupenda experiencia organizacional desde posiciones muy básicas, y con trabajos muy rutinarios. No me aburrí en absoluto, aunque sabía que no quería estar allí para siempre.

En estos momentos, ser un trabajador errante en la construcción de la propia carrera, en distintas situaciones de paro o empleo precario puede ser un hecho mucho más doloroso, abarcar mucho más tiempo, ocurrir en plena madurez. Los riesgos ahora son muchos y aún sigue siendo el mismo: olvidarnos de seguir nuestro viaje.

Hay transiciones que necesitan más tiempo que otras. Nuestros periodos de paro, los empleos precarios o en régimen de alquiler pueden proporcionarnos los nutrientes necesarios para seguir avanzando, para crear nuevos caminos que ni siquiera estaban previstos, planificados o explorados.

Pilar Mamolar

En el siguiente post: Etapa cuarta: La toma de conciencia de múltiples “buenas” decisiones.

 


[1] Tennant (2009) utiliza el término tecnología, que toma de Foucault para referirse a aquellos medios o instrumentos que permiten a los individuos efectuar cambios en su manera de ser como forma de transformación de sí mismos de cara a mantener cierto estado de felicidad, pureza, perfección o inmortalidad.

[2] Tennant, M. Del L. (2009)  Lifelong learning as a technology of the self. En Knud Illeris (Ed.), Contemporary theories of learning. Learnings theorists… in their own words (pp.147-158). New York: Routledge.

[3] En 1841 Emerson publica Self-Reliance, un canto a la construcción de un yo fiel a sí mismo capaz de crear su propia obra en una sociedad que exige la aquiescencia con algún tipo de verdad, credo, doctrina o comunidad de opinión. La Self-Reliance es una llamada a poner en tela de juicio nuestra imagen pública que alimenta el falso orgullo con elogios o algún tipo de falsa seguridad. Comprometerse con la propia experiencia, avanzando en el presente, supone incluso abandonar la coherencia de seguir comprometidos con lo que un día fuimos. Las palabras en cursiva de la cita son mías.